NUNET

Registrarme!

Olvidaste tu contraseña?

Si puedes creerlo, puedes hacerlo

Creado por Alexia Rosanna Sepúlveda Baeza

 

Érase una vez, 6 niños: David, Miguel, Santiago, Ana, María y Katy. Todos iban a la misma escuela.

Un día les dijeron en la escuela que iban a un viaje escolar a una casa de poco más de 117 años a las afueras de la ciudad.

Al fin llegaron a la casa y el dueño de la casa [Mario] los invitó a pasar, habían muchas telarañas, las cortinas eran toallas, no habían ventanas, todo estaba lleno de polvo, apenas y podían caminar de lo sucio que estaba el piso y únicamente habían 3 cuartos habitables: en el primero dormía Mario, el segundo era para los chicos y  el tercero para las chicas.

Después de un largo día, llegó la noche y Mario se levantó a la cocina ya eran casi las 2 de la mañana. Mario abrió  las puertas de la alacena y jaló una palanca y la casa se empezó a elevar tan alto que ni las personas con vista de águila podían ver la casa desde la tierra.

Finalmente se hizo de día y todos se despertaron, los niños se impresionaron al ver la altura de la casa, la casa también se transformó, era muy grande, no habían telarañas, habían ventanas con buenas cortinas y todo estaba muy limpio, habían cuartos de juego, una cocina muy grande, los tres cuartos en donde dormían tenían televisión, juegos etc. todo era perfecto a excepción de la altura, primero pensaron que era una broma pero luego intentaron pisar con un pie en el aire al lado de la casa pero no funcionó.

Después de unos días, Mario les dijo que si se amarraban un pedazo de cinta americana a la muñeca, podían caminar en el aire al nivel de la casa. Primero pensaron que estaba loco pero luego todos lo intentaron con la esperanza de que si funcionara y funcionó.

Días después se empezó a “caer” la casa y todos intentaron ponerse bien rápido la cinta americana pero ¡ya no había! Mario les dijo que no hacía falta la cinta americana y todos se le quedaron viendo como si estuviera loco pero luego les explicó que no hacía falta la cinta americana porque la razón por la que pudieron volar fue porque lo pudieron creer porque Mario les había dicho que funcionaba si se ponían la cinta americana y ellos creyeron que iba a funcionar, y si no les hubiera dicho, nunca lo habrían logrado, entonces los niños empezaron a intentar volar y lo lograron. Al poco rato con todo lo que les dijo Mario ni se dieron cuenta de que la casa dejó de caer y le preguntaron a Mario y él dijo que era una especie de simulacro.

Pasaron algunos días y llegó el momento de irse de regreso a casa, la casa empezó a bajar y a transformarse en la casa que era cuando llegaron, el camión llegó finalmente y llegaron a la escuela y de allí se fueron a sus casas ansiosos de que llegara el próximo año para volver a ir y volver a volar.

FIN

mapa de sitio