NUNET

Registrarme!

Olvidaste tu contraseña?

La señora gris

Creado por Luciana Rivera Covarrubias

 

Una tarde nublada, no tan tormentosa, pero nublada, una señora gris cuyo nombre no sé pronunciar, muy concentrada, pero muy concentrada, iba caminando por la calle. A su alrededor había edificios altos e iguales. Calles que nunca dan vuelta porque eran muy estrechas y parecían infinitas, y muchas personas iguales a ella: grises y muy concentradas.

Por estar tan metida en sus vacíos pensamientos se cayó en un hoyo y nadie se dio cuenta, ni siquiera ella. La señora cayó, cayó, cayó y seguía cayendo. Sin embargo, ella movía las piernas porque pensaba que estaba caminando.

Por fin se vio una luz al otro lado del hoyo, así que pensó que se estaba despejando el cielo. Afuera había exactamente la misma ciudad: los mismos edificios, las mismas calles estrechas e infinitas, el mismo clima, la falta de árboles, pero la única diferencia es que en esta ciudad inversa no había personas y solo soplaba el aire de la soledad.

A la señora le daba lo mismo todo, quedarse o regresar, porque con gente o sin gente era igual de aburrido. No se sentía sola, no se sentía triste, se sentía igual que siempre… muy pero muy concentrada.

Ella seguía caminando, hasta que llamó su atención un libro de color vibrante. Le dio tanta curiosidad que lo abrió y comenzó a leerlo. Contaba la misma historia que estás leyendo. Se dio cuenta de que su vida era miserable. Decidió dejar de estar tan pero tan concentrada, y por primera vez sonrió.

mapa de sitio